Niños, un futuro incierto.

Los niños, poco a poco se han convertido en los grandes olvidados. La sociedad, cada día más competitiva, ha generado jóvenes que no piensan ni se interesan en tener hijos. Un horror contemporáneo que desde aquí queremos denunciar.

Sin hijos, no hay futuro. Los niños, desde siempre, han sido los que han llenado de sonrisas el espacio incierto de las poblaciones, con los ojos siempre puestos en las estrellas y dispuestos a soñar sin miedo.

Gritemos bien fuerte, que los niños son nuestro futuro, y nuestro deber es garantizar contra más hijos por pareja mejor, y que todos ellos cuenten con un futuro esperanzador, para garantizar nuestra propia jubilación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *