¿Cómo evoluciona el cerebro de un bebé?

Pocos días después de ser concebido ya el cerebro del bebé comienza a formarse y, con él, las neuronas, que rápidamente comienzan a encargarse de las diferentes funciones cerebrales. Este es un momento muy delicado en la formación del bebé.

Una vez nacido, nuestro bebé comienza a conectar sus neuronas, o sea, comienza la llamada sinapsis que permitirá la especialización de las diferentes regiones cerebrales.  ¿Quieres saber más cerca de cómo evoluciona el cerebro de tu bebé una vez nacido?

Nuestro bebé y el mundo que lo rodea

El proceso de sinapsis, mencionado con anterioridad, dura varios años por lo que resulta adecuado hablar de plasticidad de cerebro del bebé durante los primeros tres años de vida aproximadamente. Esto significa que el cerebro del niño es capaz de utilizar determinadas regiones para realizar las funciones de otras si estuvieran, por algún motivo, dañadas. En los casos de niños con algún problema neuronal, los primeros años de vida son críticos para que el cerebro halle nuevas rutas para un correcto desenvolvimiento de todas las funciones del organismo.

Durante este período, los niños tienden a guiarse más por un pensamiento emocional que por el racional y esto se debe a que este pensamiento no está aún conformado del todo. Por tanto, se guía por lo que le hace sentir el medio que lo rodea.

Reacciones normales

En esta etapa es normal que el niño tenga rabietas, llore a menudo sin motivo aparente e, incluso, demuestre su disgusto mediante muestras de violencia. En estos momentos los padres deben brindarles a sus hijos respuestas alternativas a esas emociones que son, sencillamente, incapaces de comprender y controlar.

Resulta muy importante ayudar a nuestros hijos a encontrar maneras de lidiar con los sentimientos primarios que los afectan, o sea, de crear conexiones en su cerebro racional que les permitan manejar correctamente las emociones. Este control aprendido les permitirá a los niños ser adultos capaces de autocontrolarse y no dejarse llevar por impulsos de ira o miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *